Kiko nace con otro nombre (José María) y aunque viene al mundo en Cataluña es andaluz. Se ve venir, los encuentros improbables marcarán su carácter.
Su padre es un militar al que envían a Sidamunt en busca de los últimos maquis de la zona, su madre una chica que nunca ha salido del pueblo y trabaja en el negocio familiar, la única tienda del pueblo a la que van a quedarse los mandos.

Por el destino (el que deciden los mandos militares) nace Kiko en Figueras, la de Dalí, aunque pronto baja a Cádiz. Catalán de madre y primos, de veraneo, pero con infancia de playa larga, levante, y carnavales. Desde los tres años vive en Andalucía y, salvo un salto al Madrid de la movida ya no se mueve del sur.
El año que llega a Sevilla es el de la última riada del Guadalquivir, la catástrofe mayor dirían algunos, que aún no saben que cuando Kiko escuche con quince años a Dylan tendrá una premonición: va a ser músico.

En 1973 se va a los EEUU buscando otras cosas, y se encuentra con el flamenco. Un gitano de San Francisco. le redescubre el toque, a Diego del Gastor, un Morón que en su tierra sólo está a setenta kilómetros de Sevilla. Vuelve, también, habiendo escuchado a Dylan en Houston, y hecho un hippie. Una rareza incongruente en aquella Sevilla de entonces.

Cuando en 1975 conoce a Raimundo Amador la suerte ya está echada.

Por fechas
1952 Nace en Figueras (Gerona), hoy Figueres, el 3 de Abril, hijo de militar y de mujer de su casa de Sidamunt (Lérida), hoy Sidamon. 1954 Su familia se traslada a la otra punta de la península, a Cádiz. 1961 Los López se establecen en Sevilla. 1967 Compra sus primeros discos. Single: "I'm a believer" de los Monkees y un E.P. de los Beatles. 1973 Cambio de esquemas. Ve a Frank Zappa en Suiza y a Bob Dylan en Houston, Texas. Se interesa por el flamenco gracias a Agustín Ríos, gitano de Morón que vive en San Francisco. 1975 Conoce a Raimundo Amador.